Sopa cremosa de trahana con caldo de pollo

Sopa de paquete vs trahana casera

Sin duda esta sopa cremosa de trahana con pollo tiene un sabor increíble y más aún porque está hecha con trahana casera. La receta la puedes encontrar aquí. La receta se puede adaptar usando trahana de un paquete pero te prometo que hacer tu propia trahana es muy fácil. ¡Y realmente consigues apreciar aún más el comer esta sopa agria!

Hay muchas tiendas internacionales que venden trahana importada de Chipre y Grecia. Cada marca sin embargo encontré varía mucho en cuanto a la consistencia que se obtiene al final, la textura y el sabor.

Hacer la sopa en sí es bastante fácil, siempre y cuando se consiga la proporción de líquido y sólido correcta. Si se utiliza trahana de un paquete que tendría una receta recomendada en el paquete. Sin embargo, me he dado cuenta de que lo que sugieren siempre acaba siendo una sopa muy espesa. Y no hay nada malo en ello, sólo depende de las preferencias de cada uno.

Variantes de la trahana

Escucharás y verás que la trahana se usa en sopas más a menudo que en cualquier otra cosa. Pero hay otros tipos de comidas en las que se puede incluir la trahana como un guiso de carne o un plato tipo risotto.

Para hacer la sopa propiamente dicha a cada familia le gusta hacer sus propias variaciones. Una forma en que nuestra familia le gusta comer la sopa trahana es con trozos de tomate cocido en ella. Sin embargo, lo más común es comer esta sopa trahana cremosa con caldo de pollo. Como los trozos de trahana que utilizo son congelados, la cremosidad del yogur se mantiene bien. Por lo demás, cuando uso trahana seca añado un poco de leche mientras se cocina.

Herbas y especias utilizadas

Cuando mi tía en Chipre hace trozos de trahana fresca le echa un manojo entero de menta atado y una cabeza de ajo entera para darle más sabor. Yo sólo suelo añadir sal porque cuando hago la sopa real añado hierbas y especias en el caldo de pollo.

Acompañamientos

Para acompañar esta sopa cremosa de trahana con pollo tengo que incluir otros dos imprescindibles – ¡los trozos de halloumi y los biscotes! Si no, la sopa no estaría completa jaja. Los mismos acompañamientos están siempre en la mesa cuando hago Avgolemoni (sopa griega de limón y huevo) también.

Sopa trahana cremosa con caldo de pollo
Tiempo de preparación
5 minutos

Tiempo de cocción
1 hr

Tiempo total
1 hr 5 mins

Curso:Sopa
Cocina:Mediterránea
Raciones: 4 personas
Autor: Eleni Georges
Ingredientes
  • 3Lof agua
  • ½tbssal
  • 500gmuslos de pollo, con hueso,ver notas
  • ½tspd de tomillo seco
  • 1tsp de semillas de hinojo
  • ¼tsp de granos de pimienta
  • 600g de trahana congelada
Instrucciones
  1. Ponga a hervir el agua en una olla grande y luego añada la sal. Ponga el tomillo, las semillas de hinojo y los granos de pimienta en una bolsa de especias y añádalo también al agua. También puedes utilizar una media que no hayas utilizado y que hayas atado.
  2. Una vez que el agua esté hirviendo, añade los muslos de pollo. Deja que los muslos de pollo se cocinen durante 40 minutos. Utilice una espumadera para eliminar la espuma que se forme en la superficie.

  3. Retire los muslos de pollo de la olla, así como la bolsa de especias. Puede utilizar un pequeño colador para recoger los pequeños trozos de hueso que hayan podido caer.

  4. Después añade la trahana casera tal y como está congelada. No es necesario descongelar ni poner en remojo previamente. Lleve la olla a ebullición y luego cueza a fuego lento durante 20min.

  5. Mientras se cocina la sopa, utilice dos tenedores para desmenuzar los trozos de pollo y retirar los huesos. Guarda el pollo en un recipiente cerrado para mantenerlo caliente hasta que la sopa esté lista.

  6. Sirve caliente con un poco de halloumi y galletas secas. Que aproveche!
Notas de la receta

Puede utilizar los trozos de pollo que prefiera. Sólo ten en cuenta que las piezas sin hueso requieren unos 10min menos.

Puedes adaptar la receta preparando el caldo y ajustando el volumen de agua utilizado. Algo a tener en cuenta es que el agua se evapora al hervirla por lo que perderá parte de su volumen al final.

El día después la sopa espesará aún más por todo el gluten. Una vez que la recalientes, volverá a quedar suelta.