Sobre la cerveza y el lúpulo

El lúpulo es originario de Asia. Ya en Mesopotamia y en el Antiguo Egipto se elaboraban bebidas con granos y otras plantas. El lúpulo seco fue utilizado en la elaboración de la cerveza también por las antiguas naciones eslavas que lo trajeron a nuestro territorio durante sus migraciones.
Como cultura, el lúpulo ya se cultivaba en los siglos VIII y IX en Francia y Baviera. En aquella época la cerveza se elaboraba en los monasterios y el lúpulo se cultivaba en todos los lugares donde había cervecerías. Sólo más tarde se empezó a cultivar en lugares óptimos en cuanto a ubicación, suelo y clima. El cultivo del lúpulo floreció en el siglo XVI. En Europa, el centro del cultivo del lúpulo se encontraba en la República Checa y en Baviera.

La primera mención de la utilización del lúpulo para la fabricación de cerveza en el territorio esloveno se remonta al año 1160 en un urbarium de un terrateniente de Škofja Loka. Un punto de inflexión en el desarrollo del cultivo del lúpulo en el territorio esloveno se produjo durante el reinado de María Teresa, cuando entre 1764 y 1767 se crearon asociaciones de agricultores que fomentaron y promovieron la introducción de diversas plantas industriales, entre ellas el lúpulo. A partir de 1870 se inició un cultivo más intensivo del lúpulo en el territorio del bajo valle de Savinja.
La primera plantación de lúpulo en el bajo valle de Savinja fue plantada en 1876 en la mansión de Novo Celje por Josip Bilger, que entonces era el cuidador de la mansión. El inicio oficial del cultivo de la variedad de lúpulo Savinja Golding fue en 1886, cuando Janez Hausenbichler y Karl Haupt realizaron sus primeras pruebas.

La industria cervecera también tiene una rica historia en Eslovenia. Los primeros documentos que atestiguan la elaboración de cerveza en nuestro territorio se remontan al siglo XIII. A finales del siglo XIX, las pequeñas cervecerías se expandieron rápidamente por todo el territorio y las más grandes eran capaces de elaborar hasta 3.000 hl de cerveza. Después de la Primera Guerra Mundial, todas las cervecerías eslovenas se fusionaron en una sociedad anónima. Vrhnika y Mengeš dejaron de fabricar cerveza en 1922, y el año 1925 fue fatal para Kočevje, Kranj y Žalec. Después de la Segunda Guerra Mundial se crearon tres grandes cervecerías: Union, Laško y Talis. Empezaron a aparecer nuevas cervecerías más pequeñas, como la cervecería Adam Ravbar de Domžale, la cervecería Kratochwill y otras.