Reddit – Drogas – Idea estúpida de la semana: fumar posos de café

Así que estaba sentado en mi dormitorio, un poco aburrido y con ganas de embriagarme de alguna manera. Habiendo renunciado a beber los domingos después de una mala experiencia en la clase del lunes por la mañana hace un mes (resumiendo: no vayas a una clase de Filosofía Antigua con resaca), busqué en mi habitación cualquier otra cosa que pudiera consumir. Todo lo que tenía era una bolsa de tabaco suelto, mis papeles de liar y mi liadora. Consideré brevemente la posibilidad de correr a un restaurante italiano local y robar algo de orégano para liarlo en un porro con mi rodillo. Pensé, «oye, parece hierba», pero luego decidí no hacerlo porque me sentiría estúpido. Dejé de pensar en la cuestión de mi sobriedad y pasé la siguiente media hora liando cigarrillos. Creo que lié unos dieciséis, lo que supone dos menos de la capacidad de mi pitillera. Sí, soy un snob del tabaco. Compro tabaco suelto American Spirit por onzas y sólo uso papel Zig-Zag. Los largos. Amo el tabaco y lo haré hasta el día de mi muerte (probablemente de EPOC, que se cobró a mi querido abuelo a la madura edad de 89 años). Sé que las autoridades médicas lo critican mucho, pero nunca he sido de los que se fían de ningún tipo de autoridad. El caso es que lo que estaba a punto de hacerle a mi cuerpo era algo que, estoy seguro, cualquier autoridad médica objetaría.

No es que me arrepienta de nada.

De repente se me mete una idea tonta en la cabeza (probablemente provocada por una combinación de bajada de azúcar y el tedio mental de liar dieciséis cigarrillos seguidos), y pienso: «¿qué *otra cosa podría fumar?»* Mirando detrás de mí, veo la lata de posos de café de mi compañero de piso sentada en el suelo.

Uno puede imaginar lo que pasó por mi mente a continuación.

En resumen, le pregunté a mi compañero de piso si quería verme fumar posos de café. Algo emocionado por la propuesta, aunque admitiendo que le parecía «una idea terrible», me dio su lata de café y me puse a trabajar. El café estaba molido muy fino y, tomando la máxima precaución para que no se atascara en los rodillos, cogí una cuchara de plástico y metí una generosa cantidad de las partículas negras en mi rodillo. Ahora te lo digo: la cafeína es mi droga favorita, y nada me complace más que el hecho de que sea completamente legal. Durante mucho tiempo he pensado que la cafeína es una droga criminalmente infravalorada: un estimulante decentemente fuerte que, sin embargo, es menos potente que el speed y la cocaína, viene con menos riesgos para la salud a corto plazo que los estimulantes más fuertes, se puede comprar en alguna forma literalmente en cualquier lugar, y se puede consumir de fuentes deliciosas como el café, el chocolate y esas deliciosas bebidas energéticas que puedes comprar en latas de 32 onzas en las paradas de camiones? Tres palabras: ¡apúntame! Pero una cosa que nunca había considerado antes, y que nunca había escuchado de nadie más, era la posibilidad de que una de estas fuentes de cafeína pudiera ser fumada. Me encanta fumar, me encanta la cafeína, me encanta el café, etc. Me imaginé que lo peor que podía pasar es que el humo fuera demasiado fuerte.

Para quien espere una experiencia terrible con vómitos, náuseas, dolores de cabeza, calambres, diarrea violenta, desmayos, alucinaciones o cualquier otro efecto secundario desagradable, deténgase ahí:

Fumar café es genial. Sí. Has leído bien.

En primer lugar, comparado con el humo del tabaco, el humo del café es sorprendentemente suave. Cada vez que pruebo una nueva mezcla para fumar, siempre tengo el temor de que sea demasiado áspera para mí, y esto lo dice alguien que fuma habitualmente American Spirit, que es notoriamente áspera. Descubrir que el humo de los posos de café es agradablemente suave fue definitivamente una delicia inesperada. Hablando de placeres, el segundo hecho maravilloso de fumar posos de café es, lo has adivinado, que el humo sabe a puto café. Me encanta una buena taza de café, lo he hecho desde que tenía quince años, y darme cuenta ahora de que puedo obtener ese sabor fumando los posos no elaborados fue una increíble revelación para mí. Si hubiera sabido que el café sigue sabiendo a café cuando lo fumas, ¡también habría puesto azúcar y leche condensada en el porro!

Todos los años desperdiciados.

Vale, vayamos al grano. Terminé mi porro de café, apagué la cucaracha (he estado usando fichas enrolladas, parecen funcionar bastante bien) y volví a entrar. Al principio no noté gran cosa. Bueno, sí, sentí un pequeño subidón en la cabeza, que desapareció al cabo de unos cinco minutos, y estaba notablemente más concentrado cuando volví a mi habitación para terminar un trabajo para la clase, pero, para ser sincero, no lo noté en ese momento. De hecho, había pensado que el café no había hecho nada más que darme un subidón de cabeza. Después de una media hora, volví a salir a fumar un cigarrillo y, cuando volví, me sentía igual que antes de fumar el café. Pensé que mi experimento había sido un fracaso y, ligeramente decepcionado, seguí navegando por Reddit durante una hora. Para cuando dejé de navegar y me fui a la cama eran alrededor de las dos de la mañana, creo.

Como cualquiera que haya tomado estimulantes en momentos inoportunos antes podrá decirles, ir a la cama no siempre significa ir a dormir. Estuve despierto en mi cama durante unas dos horas, incapaz de conciliar el sueño o incluso de cerrar los ojos sin querer abrirlos de nuevo. No quería dormir… ¡quería salir a jugar! Al parecer, la cafeína del café me había afectado mucho más de lo que creía en un principio. El experimento, al contrario de lo que había observado antes, ¡fue un éxito rotundo! Incapaz de conciliar el sueño y lleno de demasiada energía, me levanté de la cama, me puse la ropa, cogí mis cigarrillos y salí a fumar. Mientras estaba fuera, vi un conejo que intenté atrapar, pero era demasiado rápido para mí. También era un conejo muy bonito.

Volví a entrar después de mi descanso para fumar y seguí con Reddit. Aquí es donde nos deja la historia. Empecé a escribir esto a eso de las cinco de la mañana. Ahora son las 5:12. Estoy absolutamente lleno de energía y, aunque sé que tengo clase más tarde, no me preocupa lo más mínimo. Me siento muy bien. Las palabras fluyen de mi cerebro a mis manos, al teclado y al monitor. No es una experiencia nueva, en cuanto al efecto de la cafeína en mi escritura: estoy más lúcido, mi escritura se vuelve más atractiva y soy más capaz de escribir mis ideas exactamente como quiero. Esta es otra razón por la que me encanta la cafeína. En el pasado he escrito historias cortas de 23 páginas de la nada después de bajarme seis tazas de café.

De todos modos, como reflexión final: fumar posos de café en un porro definitivamente funciona. No recomiendo hacerlo a menudo, ya que los efectos sobre la salud de los posos de café fumados no han sido realmente estudiados en un contexto académico legítimo, pero no creo que fumar café una sola vez mate a nadie. A menos que sean alérgicos al café o algo así. Eso apestaría. Tampoco recomiendo hacerlo a medianoche cuando tienes clase a la mañana siguiente: te mantendrá despierto. A menos, por supuesto, que necesites estudiar: entonces, lo recomiendo encarecidamente. Si necesitas una ráfaga de energía de larga duración, podrías hacer algo mucho peor que fumar un porro de café. Si no tienes nada que hacer y no necesitas dormir durante un rato, un porro de café es una forma estupenda de pasar unas horas. Si estás cansado y necesitas algo de energía para seguir funcionando y hacer algo de trabajo, un porro de café probablemente no sea una idea terrible. Repito: podrías hacer algo mucho peor que fumar un porro de café.

TL;DR Los posos de café se pueden fumar. Fumar el café te da una enorme explosión de energía que dura más que beberlo. Lo sé por experiencia personal.