Mi médico me ha dicho que mi dolor de espalda es por espolones óseos – ¿Qué significa eso?

Los espolones óseos no provocan necesariamente dolor lumbar, pero son una causa común del mismo. Con la atención y el tratamiento adecuados para los espolones óseos, puede aliviar su dolor y recuperar el movimiento.

Los espolones óseos, u osteofitos, son crecimientos óseos que pueden desarrollarse en la columna vertebral debido al desgaste y la edad. En realidad tienen una estructura lisa, y su aparición en su radiografía o resonancia magnética indica una forma común de degeneración. Si su médico le ha diagnosticado espolones óseos, tiene varias opciones de tratamiento que pueden aliviar con éxito su dolor lumbar.

¿De dónde proceden los espolones óseos?

Los espolones óseos se forman a partir del desgaste natural de los huesos, discos y ligamentos de la columna vertebral debido a la edad o a una lesión. Los discos que actúan como amortiguadores entre las vértebras de la columna vertebral se desgastan lentamente con el tiempo, provocando un exceso de movimiento entre las vértebras. Los ligamentos que conectan y refuerzan los huesos de la columna vertebral se engrosan en un intento de corregir esta holgura entre las vértebras y en las articulaciones de la columna vertebral.

Con el tiempo, este material extra de los ligamentos comienza a calcificarse y se desarrollan espolones óseos, que causan dolor cuando entran en contacto con los nervios que viajan a lo largo de su médula espinal. El dolor lumbar por espolones óseos no suele desarrollarse hasta después de los 60 años, pero factores como la herencia, la mala postura, la mala alimentación y las lesiones pueden acelerar significativamente el proceso de degeneración de la columna vertebral y el desarrollo de espolones óseos potencialmente dolorosos.

Cómo se diagnostican los espolones óseos

Para determinar si tiene espolones óseos, su médico buscará los siguientes síntomas comunes:

  • Dolor lumbar
  • Dolor, hormigueo y debilidad en brazos y piernas
  • Dolores de cabeza
  • Pérdida de amplitud de movimiento
  • Incontinencia de vejiga e intestino (en casos raros)

Porque estos síntomas son similares a los de la artritis y las distensiones de espalda, el diagnóstico adecuado implicará un examen exhaustivo y una evaluación completa de sus síntomas para determinar si los espolones óseos son la causa de su dolor lumbar. Para identificar estos crecimientos se suelen realizar varios tipos de pruebas diagnósticas, como radiografías, resonancias magnéticas y tomografías computarizadas. Su médico también puede realizar pruebas de electroconducción como un EMG o NCV. Cada una de estas pruebas proporciona a su médico una imagen diferente del estado y la composición de su columna vertebral, incluyendo cualquier daño y la presencia de espolones óseos. Es importante descartar todas las demás causas posibles del dolor lumbar antes de que se pueda sugerir un plan de tratamiento.

Opciones de tratamiento para los espolones óseos

Puede tratar eficazmente el dolor lumbar provocado por los espolones óseos utilizando una variedad de opciones de control del dolor, como la medicación, la fisioterapia y las inyecciones de esteroides.

Un plan de tratamiento no quirúrgico suele incluir terapia de masaje y fisioterapia para restaurar la flexibilidad y la fuerza y disminuir la presión sobre los nervios de la columna. Después de dos semanas, debería notar la diferencia. Si experimenta reagudizaciones, pruebe a alternar aplicaciones de calor y frío en la zona lumbar y a descansar. También pueden recetarse analgésicos, junto con relajantes musculares y antiinflamatorios, durante 4 a 6 semanas

Su médico también podría prescribirle inyecciones epidurales de esteroides para reducir aún más la hinchazón y la inflamación. El alivio de estos tratamientos es temporal, pero la repetición de estas opciones de tratamiento puede reducir su dolor durante largos períodos de tiempo

Si estos procedimientos resultan ineficaces, debe consultar a un neurocirujano sobre sus opciones de tratamiento. Si su diagnóstico está causando un dolor de espalda imparable y dificultando su calidad de vida, debería considerar someterse a una laminectomía para eliminar los espolones óseos. Esto eliminará permanentemente los crecimientos y aliviará la compresión del nervio que está causando su dolor

Con la amplia disponibilidad de tratamiento médico moderno, hay muchas opciones para aliviar su dolor de espalda baja. Para obtener más información sobre las opciones disponibles para tratar los espolones óseos en la espalda, llame al Arkansas Surgical Hospital al 877-918-7020 para concertar una consulta.

¿Necesita ayuda para concertar una cita con un cirujano?