Cuestiones de salud contemporáneas

La dieta humana debe estar bien equilibrada para proporcionar los nutrientes necesarios para la función corporal y los minerales y vitaminas necesarios para mantener la estructura y la regulación necesarias para la buena salud y la capacidad reproductiva (Figura).

Para los seres humanos, una dieta equilibrada incluye frutas, verduras, cereales, proteínas y lácteos. (crédito: USDA)

Hay muchos órganos que trabajan juntos para digerir los alimentos y absorber los nutrientes. La boca es el punto de ingestión y el lugar donde comienza la descomposición mecánica y química de los alimentos. La saliva contiene una enzima llamada amilasa que descompone los carbohidratos. El bolo alimenticio viaja a través del esófago mediante movimientos peristálticos hasta el estómago. El estómago tiene un entorno extremadamente ácido. La enzima pepsina digiere las proteínas en el estómago. La digestión y absorción posteriores tienen lugar en el intestino delgado. El intestino grueso reabsorbe el agua de los alimentos no digeridos y almacena los residuos hasta su eliminación.

Los carbohidratos, las proteínas y las grasas son los componentes principales de los alimentos. Algunos nutrientes esenciales son necesarios para la función celular pero no pueden ser producidos por el organismo animal. Entre ellos se encuentran las vitaminas, los minerales, algunos ácidos grasos y algunos aminoácidos. Los alimentos ingeridos en cantidades superiores a las necesarias se almacenan en forma de glucógeno en el hígado y las células musculares y en el tejido adiposo. El exceso de almacenamiento adiposo puede conducir a la obesidad y a graves problemas de salud.