Biografía deDomingo F. Sarmiento

Domingo Faustino Sarmiento no sólo fue el autor de la afamada obra Facundo, sino también uno de los escritores y estadistas más importantes de Argentina. Formó parte del grupo de intelectuales llamado «Generación de 1837» que abogaba por la libertad de expresión, el republicanismo y el libre comercio, entre otras cosas.

Nació en 1811 de madre religiosa y padre que había servido en las guerras de la independencia. Su patriotismo y trabajo duro le inspiraron, y aunque no asistió a la escuela durante mucho tiempo, fue un autodidacta, enseñándose a sí mismo el francés. Miembro de la legislatura provincial en la década de 1820, se vio obligado a exiliarse en Chile por su antipatía hacia el dictador Juan Manuel de Rosas. Allí fue periodista y profesor, y comenzó a escribir. En 1845 publicó Facundo (título completo Civilización y Barbarie: Vida de Juan Facundo Quiroga). En esta obra, la más famosa de Argentina, utilizó la historia de un caudillo para criticar sutilmente a Rosas. El libro fue tan conocido e incisivo que Chile y Argentina vieron surgir dificultades en su relación diplomática. Chile envió a Sarmiento a Europa para estudiar la educación y las formas de atraer la inmigración a Chile. En sus viajes a Europa, África y Estados Unidos, Sarmiento escribió muchas cartas que fueron publicadas como relato de viaje – el primero escrito por un latinoamericano.

En Francia admiró la arquitectura, pero se sintió angustiado por las desigualdades sociales y el hecho de que Francia apoyara a de Rosas. Cuando llegó a París esperaba que hubiera ejemplares de Facundo y que el libro fuera reseñado, pero tuvo que arreglarlo él mismo ya que los ejemplares nunca llegaron. Empezó a tratar de entender la política parisina, pero abandonó el país desilusionado por las guerras de palabras que nunca parecían tener como objetivo conseguir cosas. Mientras estuvo allí, consideró que su condición de flaneur le permitía una visión especial; afirmó haber previsto las revoluciones de 1848. De vuelta a Argentina, entró en la política de su país. De Rosas cayó en 1852 y, poco después, Sarmiento se convirtió en embajador en Estados Unidos, país al que empezaba a venerar. Viajó allí en 1864 para ver su sistema educativo.

En 1868, estando en el extranjero, fue elegido presidente de Argentina, cargo que ocupó hasta 1874. Se esforzó por mejorar la educación, el transporte y las comunicaciones. Sobrevivió a un intento de asesinato. Hoy en día se ve con buenos ojos su mandato, ya que tenía ideales progresistas y humanitarios, pero en aquella época no era especialmente popular. Su biógrafo Allison Bunkley escribe que su presidencia «marca el advenimiento de las clases medias, o propietarias de tierras, como el poder pivote de la nación». La era del gaucho había terminado, y la del comerciante y el ganadero había comenzado».

Terminado su mandato como Presidente, se convirtió en Director General de Escuelas de la Provincia de Buenos Aires, así como en Senador por San Juan. Dejó ese cargo para ser Ministro del Interior, pero luego renunció tras un creciente conflicto con el Gobernador de Buenos Aires. Su último cargo fue el de Superintendente General de Escuelas del Ministerio de Educación Nacional. A lo largo de su vida continuó escribiendo extensamente.

Sarmiento murió en 1888 de un ataque al corazón. Tenía 77 años de edad. Figura en el billete de 50 pesos y fue homenajeado en 1943 con la creación del Día Panamericano del Maestro. Una estatua suya se encuentra en Boston; otra de Rodin está en Buenos Aires.